jueves, junio 13, 2024

Morena y la amenaza a la Libertad de Expresión en Yucatán: un peligroso precedente

Share

En un acto que ha generado preocupación y repudio en los círculos periodísticos y de libertad de expresión, el partido Morena, a través de su candidata a diputada por el distrito 06 local, Jessica Saidén Quiroz, ha intentado silenciar al cartonista yucateco Antonio Peraza Rivero con un mensaje alarmante: “ya cálmate, las cosas van a cambiar”.

La amenaza afloró en el restaurante Manjar Blanco, cuya propietaria Míriam Peraza Rivero (internacionalmente conocida como “Chatita” gracias a una serie de Netflix), escuchó las peligrosas palabras de la hija del jefe policíaco Luis Felipe Saidén Ojeda, en el marco de una comida que cercanos del candidato a la gubernatura Joaquibom Díaz Mena (a) “El Huachibom” ofreció al frustrado aspirante presidencial guinda, Marcelo Ebrard Casaubón.

Yucatán es más que una simple discrepancia entre una chapulina política, que en la última década del PRI se pasó al PAN y luego a Morena, y el cartonista: es un indicio preocupante de un potencial reinado de represión contra los derechos humanos si Morena llega al poder en el estado.

Apenas el viernes reciente, durante la tercera Bienal de Periodismo “Diálogos por la Democracia”, celebrada en Mérida, Yucatán, se emitió una advertencia contundente sobre las amenazas que enfrenta la libertad de expresión y el ejercicio del periodismo en México. Rafael Cano Franco, presidente del Foro Nacional de Periodistas, destacó que México enfrenta graves desafíos en materia de libertad de expresión, provenientes tanto del crimen organizado como de las esferas estatales y políticas. Estas amenazas han tenido un impacto devastador en la práctica periodística en todo el país.

La libertad de expresión es un pilar fundamental de cualquier sociedad democrática. La capacidad de disentir, criticar y cuestionar a las autoridades es esencial para el funcionamiento saludable de una democracia. Sin embargo, cuando un partido político intenta acallar voces críticas con amenazas veladas, se encienden las alarmas.

El incidente entre Jessica Saidén y el periodista Antonio “Tony” Peraza no es un hecho aislado. Se suma a una serie de acciones y declaraciones por parte de Morena que han levantado serias preocupaciones sobre su compromiso con los principios democráticos y los derechos humanos. Desde intentos de controlar los medios de comunicación hasta amenazas directas contra periodistas y activistas, el partido ha mostrado una inclinación preocupante hacia la censura y la represión.

Si Morena llega al poder en Yucatán, sentaría un peligroso precedente para el respeto a la libertad de expresión y otros derechos fundamentales. La idea de un estado en el que las voces críticas sean silenciadas y los disidentes sean intimidados es profundamente inquietante y contraria a los valores democráticos que deberíamos defender.

Es responsabilidad de todos los ciudadanos y actores políticos rechazar cualquier intento de coartar la libertad de expresión y los derechos humanos. Debemos estar vigilantes y exigir que nuestros líderes respeten y protejan estos principios fundamentales. El futuro de la democracia en Yucatán y en todo México depende de ello.

Minuto a Minuto

Noticias Locales