viernes, junio 21, 2024

Refettorio Mérida cocina perversión del servicio social de los estudiantes

Share

Ubicado en la calle 60, entre 69 y 71, a espaldas del parque el San Juan, el comedor comunitario Refettorio Mérida cocina un amargo platillo para los estudiantes del servicio social de la Universidad Autónoma de Yucatán: los jóvenes son tratados como trabajadores de la cadena hotelera de la familia Chapur y amenazados con no recibir sus cartas de cumplimiento en caso de no acatar ciegamente las órdenes laborales.

Videovigilancia personal con cámaras, la prohibición total del uso de sus teléfonos, tiempo máximo de diez minutos para comer, cero tolerancia en los horarios de entrada pero no en los de salida, obligados a quedarse a deshoras y hasta en sábados son algunas de las presiones que ese proyecto, manejado por la Fundación Palace Resort deja en los universitarios.

Los problemas se agudizaron hace aproximadamente un mes, cuando cansados de los malos tratos y la explotación, se presentó una ola de renuncias en el comedor comunitario del rumbo de San Juan, dejando a los estudiantes del servicio social a merced de las amenazas: se les inventa un negro historial para no entregarles la aprobación de su servicio social si no acatan las disposiciones.

Lo increíble hasta el momento es que las autoridades universitarias, en vez de velar por sus estudiantes, en aparente colusión con los grupos empresariales, las autoridades de la Universidad Autónoma de Yucatán toleran la explotación de sus alumnos de los últimos semestres, que al estrés de sus exámenes finales suman la amenaza permanente de Refettorio Mérida, de no contarles las horas y el esfuerzo que dejaron en su servicio social, pues les levantan actas y reportes para justificar la baja de los universitarios en cualquier momento.

Estaremos atentos a las historias de los estudiantes con servicio social que se escriben en ese comedor.

 

Minuto a Minuto

Noticias Locales