sábado, junio 22, 2024

Borrador automático

Share

Antes del debate dominical, bajo la premisa que juega para perder para hacerse millonario, se entendía que el candidato de la 4T a la gubernatura yucateca, Jesús Joaquín Díaz Mena (a) “El Huachibom”, llegara a todos los foros donde era invitado con su orgulloso cuarto de guerra: Luis Hevia Jiménez, Dafne López Martinez, Héctor Cabrera Rivero, y un largo eslabón de cercanos operadores de la exgobernadora Ivonne Ortega Pacheco, cumpliendo las órdenes de súper estratega de campaña Gabriela López Gómez.

Todo cambió en el debate. Quizá antes, pero Díaz Mena no lo había querido exponer en público: el poderoso primer círculo que le impuso Ortega Pacheco sólo llevó a pique su imagen, manchada desde la presentación de su equipo de campaña, con el máximo tufo de la corrupción en tierras yucatecas.

Con la misión cumplida, la franquicia “Morena de los chapulines” emprendió la discreta retirada. Ya no acompañan a “El Huacho”, quien en golpe de timón reemplazó como coordinador general a Luis Hevia, pues en los hechos, su materia gris en el epílogo de la campaña será de nuevo su tutora y madre política, Blanca Estrada Mora, en un intento por recuperar su imagen.

Hasta la propia Ivonne Ortega se vio en la necesidad de ofrecer la semana pasada, tras el fallido montaje de sus estrategas en Ciudad Caucel por quemar la campaña, una conferencia de prensa para deslindarse de la fallida tercera campaña de “El Huacho”: dijo que sus cercanos son libres de chambear donde les deje dinero.

En ese negro panorama, ayer domingo Díaz Mena presumió en sus redes sociales una foto de su llegada al debate con “fundadores de Morena”: el ex director de la Facultad de Antropología Carlos Bojórquez Urzáiz, apreciado pensador de la izquierda, y el veterano profesor Jaime Vázquez Barceló, quien es uno de los fundadores del PSUM, del PRD y de Morena en la entidad:

Ni las luces de ningún ivonnista. Desde hace varios días dejaron de llegar en sus lujosas camionetas a las reuniones del candidato guinda y aura naranja, donde es invitado por cámaras empresariales, asociaciones civiles y, en general, donde haya algunos reflectotres. Demasiado tarde.

En el debate, el candidato puntero, Renán Barrera Concha, se encargó de recordar al electorado yucateco de la íntima relación de Díaz Mena con los excolaboradores de Ibom-bombom como capitanes de su tercer intento por la gubernatura de Yucatán.

Y este lunes, varios medios de comunicación electrónicos difundieron nuevo, amplio reportaje de un Díaz Mena con cara de Morena, pero el cuerpo infectado por las células cancerígenas de la también franquicitaria en Yucatán del partido naranja.

Minuto a Minuto

Noticias Locales